Hiperhidrosis, ¿Qué es?, Causas y tratamiento

La Hiperhidrosis o también llamada Diaforesis es una enfermedad muy común que se manifiesta por una sudoración descontrolada. Condiciona las relaciones personales, sociales y actividades profesionales, afectando a la calidad de vida de las personas que la sufren y llegando en algunos casos a producir fobia social.

A continuación te explicamos en detalle qué es, cuáles son sus causas, qué tratamientos existen para combatirla y lo que necesitas saber para afrontarla de la mejor manera posible.

Si sufres hiperhidrosis en alguna zona en concreto quizá te interesen estos articulos sobre la hiperhidrosis facial o la hiperhidrosis axilar.

Qué es la Hiperhidrosis

La hiperhidrosis es una patología que se da en un 3% de la población. Consiste en una sudoración anormal y excesiva que no tiene por qué estar relacionada con el ejercicio intenso, el esfuerzo o el estar en un ambiente caluroso, y que se produce de manera impredecible.

El sudor es tan copioso que a la persona se le empapa la ropa o incluso le caen gotas de sudor por las manos. 

La Hiperhidrosis tiene un impacto negativo sobre las actividades diarias habituales y en bastantes casos provoca vergüenza y ansiedad social.

Causas de la Diaforesis

La sudoración es la forma que tiene el cuerpo para enfriarse liberando calor a través de la piel. 

Cuando sube la temperatura del cuerpo, el sistema nervioso activa las glándulas sudoríparas de la piel para que liberen sudor y así se disipe el exceso de calor.

Cuando nos ponemos nerviosos, también se produce de manera natural la sudoración, especialmente en las palmas de las manos.

Pero, ¿por qué se produce la sudoración excesiva?

Puede ser por diversas causas:

1. Trastornos o enfermedades como:

  • Nivel bajo de azúcar en sangre (diabetes)
  • Alteraciones de las glándulas tiroideas (Hipertiroidismo)
  • Tuberculosis u otras Infecciones
  • Enfermedades del corazón (ataque cardíaco)
  • Obesidad
  • Trastornos del sistema nervioso
  • Algunos tipos de cáncer
  • Lesión de la médula espinal o en los nervios periféricos
  • Accidente cerebrovascular
  • Acromegalia
  • Ansiedad
  • Cierto abuso de medicamentos y sustancias
  • Patología pulmonar
  • Enfermedad de Parkinson
  • Gota

También el embarazo y la menopausia pueden estar asociados a este exceso de sudoración.

El sudor intenso se suele presentar en todo el cuerpo. Este tipo de Hiperhidrosis se conoce como Hiperhidrosis secundaria generalizada. Es poco frecuente. 

2. Causa no identificada

No hay una causa médica, pero los nervios encargados de mandar las señales a las glándulas sudoríparas se vuelven hiperactivos, independientemente de la actividad física o el aumento de la temperatura. Cuando la persona está estresada o nerviosa, el problema se agudiza. Afecta generalmente a las palmas de las manos, las plantas de los pies y, en ocasiones, a la cara. Esta es la Hiperhidrosis focal primaria (también conocida como esencial o idiopática) y es la más frecuente. A veces se da en varios miembros de una misma familia, por lo que se cree que puede tener un componente hereditario.

 

hiperhidrosis palmar

2. Causa no identificada

No hay una causa médica, pero los nervios encargados de mandar las señales a las glándulas sudoríparas se vuelven hiperactivos, independientemente de la actividad física o el aumento de la temperatura. Cuando la persona está estresada o nerviosa, el problema se agudiza. Afecta generalmente a las palmas de las manos, las plantas de los pies y, en ocasiones, a la cara. Esta es la Hiperhidrosis focal primaria (también conocida como esencial o idiopática) y es la más frecuente. A veces se da en varios miembros de una misma familia, por lo que se cree que puede tener un componente hereditario.

3. Algunos medicamentos como los inhibidores selectivos de la recaptación de serotonina (ISRS), los antidepresivos tricíclicos, los utilizados para el tratamiento del glaucoma, los opiáceos y los estimulantes de la vejiga.

4. Abuso de sustancias y alcohol.

5. Abstinencia de sustancias opioides.

Síntomas de la Diaforesis o sudor frío

El síntoma principal de la Hiperhidrosis es la sudoración notablemente superior a la normal que con bastante frecuencia se presenta en los pacientes. Por ejemplo, la sudoración excesiva en manos, pies, axilas o cara se suele presentar 1 o 2 veces por semana, durante el día. 

Cuándo consultar al médico por excesivo sudor

En ocasiones, la sudoración excesiva es una señal de una enfermedad grave. Por eso es importante consultar con el médico en estos casos:

  • La sudoración perturba la rutina diaria
  • La sudoración causa retraimiento social o angustia emocional
  • De repente se empieza a sudar más de lo habitual
  • Aparecen sudoraciones nocturnas sin razón aparente

Si se produce aturdimiento, dolor en el pecho o náuseas además de sudoración intensa hay que buscar atención médica inmediata.

Complicaciones de la Diaforesis o sudoración excesiva

Principalmente hay 2 tipos de complicaciones asociadas a la Diaforesis:

  • Infecciones: los pacientes con este problema son más propensos a presentar infecciones en la piel.
  • Impacto a nivel social y emocional. Tener las manos húmedas o mojadas y la ropa empapada por el sudor produce vergüenza en la persona que lo sufre y puede afectar a la búsqueda de trabajo, los estudios u otros aspectos de la vida de la persona.

Sudor frío: pruebas para diagnosticarlo

Para el diagnóstico de la Hiperhidrosis deberás consultar con un médico especialista (dermatólogo). Este, lo primero que hará será preguntarte por tu historial clínico y los síntomas que presentas. Después, te hará una exploración física o pruebas para determinar la causa de la enfermedad.

Análisis de laboratorio

Mediante un análisis de sangre, orina u otros análisis de laboratorio se puede saber si la sudoración excesiva está causada por otras enfermedades preexistentes como:

  • Hipertiroidismo
  • Hipoglucemia

Pruebas de sudor

Existen distintas pruebas que sirven para identificar las zonas de sudoración y conocer la gravedad de la enfermedad. Las principales son:

  • La prueba con yodo y almidón
  • La conductancia de la piel 
  • La prueba termorreguladora de la sudoración.
  • La gravimetría o técnica del papel (útil en pacientes cuyo diagnóstico de Hiperhidrosis es incierto)

 

test de minor

Tratamiento de la Hiperhidrosis o Exceso de sudoración

Actualmente, existen tratamientos muy diversos para controlar el sudor: soluciones antitranspirantes, cremas, medicamentos, Iontoforesis, microondas, toxina botulínica, etc.

En Clínica Ibiza solo aplicamos la toxina botulínica para eliminar el exceso de sudor en axilas, manos, cabeza o pies. 

Si estás buscando una solución, es recomendable que primero consultes con tu médico de cabecera o dermatólogo qué tratamientos están más indicados en tu caso. Además, si la Hiperhidrosis es producida o agravada por otra enfermedad, es importante que primero se trate dicha patología. 

A veces es necesario combinar varios tratamientos. Los vemos en detalle a continuación. 

Tratamiento de la Diaforesis con medicamentos

Antitranspirantes

Son productos a base de cloruro de aluminio (Drysol, Xerac Ac) que se adquieren con prescripción médica. Actúan bloqueando o cerrando los conductos excretores de las glándulas sudoríparas. 

Se aplican en la piel afectada, normalmente antes de dormir. Por la mañana, hay que lavar y retirar el antitranspirante teniendo mucho cuidado de que no entre en contacto con los ojos, ya que puede irritarlos. También puede irritar la piel (la solución más habitual cuando esto ocurre es la crema de hidrocortisona).

Cremas recetadas

Una crema con glicopirrolato puede ayudar a mejorar la Hiperhidrosis que afecta la cara y la cabeza.

 

sudoración excesiva

 

 

Astringentes

Desnaturalizan las proteínas del estrato córneo de la piel obstruyendo el poro de la glándula sudorípara durante varios días, hasta la descamación. Son efectivos, pero tienen el inconveniente de que producen coloración en la piel.

Bloqueadores de los nervios

Algunos medicamentos orales bloquean las sustancias químicas que permiten que determinados nervios se comuniquen entre sí. Esto puede reducir la sudoración en algunas personas. Los posibles efectos secundarios comprenden sequedad de boca, visión borrosa y problemas en la vejiga.

  • Antiadrenérgicos: tienen buenos resultados, sobre todo en las formas craneofaciales postmenopáusicas.
  • Anticolinérgicos por vía oral: gran parte de los pacientes con Hiperhidrosis focal primaria mejoran con ellos.
  • Bloqueadores beta: no posee una acción selectiva sobre la glándula sudorípara. Eliminan los efectos de la ansiedad, mejorando la Hiperhidrosis de forma moderada en algunos casos.

Antidepresivos y ansiolíticos

La emoción es un estímulo importante de la Hiperhidrosis. Con algunos de estos medicamentos para tratar la depresión y la ansiedad, se reduce la respuesta a los estímulos externos emocionales y se puede disminuir la sudoración. 

Tratamiento con botox de la Hiperhidrosis y otros procedimientos

Además de los tratamientos farmacológicos que hemos visto anteriormente, actualmente disponemos del tratamiento para la Hiperhidrosis con botox, la operación de Hiperhidrosis y otros que te explicamos a continuación.

Toxina botulínica

El tratamiento con toxina botulínica de la Hiperhidrosis (Bótox, Myobloc, otros) bloquea los nervios que causan sudoración temporalmente. Antes de aplicar el botox en el área a tratar, se enfría o anestesia la piel. Se necesitan varias inyecciones para cada zona del cuerpo afectada. El efecto dura hasta un año y, después, hay que repetir el tratamiento con botox para Hiperhidrosis. 

Cirugía del nervio (simpatectomía)

La cirugía para la Hiperhidrosis, consiste en pinzar, quemar o seccionar los nervios de la columna que controlan la sudoración en las manos. En algunos casos, se produce una sudoración excesiva en otras áreas del cuerpo (sudoración compensatoria). Generalmente no se usa para tratar la sudoración aislada en la cabeza y el cuello. Hay una variante de este procedimiento en la cual se interrumpen las señales nerviosas sin tener que realizar la simpatectomía o extirpación del nervio simpático responsable de la sobreproducción de sudor.

Iontoforesis

La iontoforesis es una técnica que se basa en el paso de corriente eléctrica a través de la piel, la cual moviliza los iones sodio de una solución acuosa en la que sumergimos la parte a tratar. Esto produce un reposo temporal de las glándulas sudoríparas

Terapia por microondas

Se emplea un dispositivo que emite energía de microondas para destruir las glándulas sudoríparas. El tratamiento consta de sesiones de 20 a 30 minutos cada tres meses. Los posibles efectos secundarios son leves molestias y cambios en la sensibilidad de la piel.  

Extracción de las glándulas sudoríparas

Si el paciente solo tiene sudoración excesiva en las axilas y no responde a otros tratamientos, se puede recurrir a la extracción de las glándulas sudoríparas o el legrado por aspiración.

 

hiperhidrosis axilar

 

Estrategias para afrontar la sudoración excesiva

La Hiperhidrosis con frecuencia produce incomodidad y vergüenza en la persona que la padece. El tener las manos o los pies mojados o manchas húmedas en la ropa afecta significativamente en las relaciones sociales, pudiendo causar problemas para el desempeño de la actividad profesional o para disfrutar de otras actividades cotidianas. La persona se pone ansiosa frente a los síntomas y se puede volver introvertida, cohibida o sentirse mal por las reacciones de otras personas.

Si tienes este problema, además de hablar con el médico de atención primaria, puedes apoyarte en un asistente social. Además, conversar de tu problema con tu entorno más cercano y con otras personas que están pasando por lo mismo que tú, te ayudará a evitar el aislamiento emocional y a afrontar tu día a día de forma más tranquila.

Preguntas frecuentes sobre el sudor excesivo

¿Cuánto dura la Hiperhidrosis?

Esta alteración suele iniciarse en la infancia o la pubertad y generalmente dura toda la vida si no se realiza tratamiento. 

¿Qué preguntas suele hacer el médico en la consulta sobre Diaforesis?

Estas son las preguntas más habituales que hace el médico al paciente que acude por primera vez a la consulta por un problema de Hiperhidrosis:

  • ¿Cuándo empezaste a notar la sudoración excesiva?
  • ¿En qué zona del cuerpo la tienes?
  • ¿Los síntomas han sido continuos o de vez en cuando?
  • ¿Algún familiar tuyo ha tenido síntomas similares?
  • Cuando duermes, ¿se detiene la sudoración?
  • ¿Qué medicamentos o suplementos tomas de forma habitual?
  • ¿Has notado mejoría por algún motivo?
  • ¿Has notado empeoramiento por algún motivo?

¿Qué hábitos y remedios caseros pueden mejorar el exceso de sudor?

Estas son las recomendaciones para ayudarte a mitigar la sudoración y el olor corporal molesto:

  • Dúchate a diario: esto te ayudará a mantener las bacterias en la piel bajo control. Sécate bien, sobre todo, bajo los brazos y entre los dedos de los pies.
  • Usa antitranspirantes sin receta médica: contienen componentes a base de aluminio que bloquean temporalmente los poros sudoríparos. Así, disminuyen la cantidad de sudor que llega a la piel, ayudando en casos leves de Hiperhidrosis.
  • Aplica astringentes en la zona afectada: productos de venta libre que contienen ácido tánico (Zilactin).
  • Utiliza prendas adecuadas a tus actividades: en telas naturales, como algodón, seda y lana, que dejan que la piel transpire. Para el ejercicio físico, es conveniente usar telas que absorben la humedad de la piel.
  • Ventila tus pies: ve descalzo siempre que puedas o quítate los zapatos de vez en cuando.
  • Elige calzado fabricado con materiales naturales como el cuero: permiten a los pies respirar y de esta manera previenen la sudoración.
  • Emplea calcetines de materiales naturales: para la actividad física, los de tela con control de humedad para deportistas son una buena elección.
  • Cámbiate los calcetines 1 o 2 veces al día y sécate bien los pies, o usa pantimedias con suela de algodón. Utiliza talco para pies para absorber el sudor.
  • Aprende técnicas de relajación como yoga, mindfulness o meditación y así podrás controlar mejor el estrés que provoca el exceso de sudoración.

¿La Hiperhidrosis desaparece con el tiempo?

En algunos casos, la Hiperhidrosis puede disminuir o desaparecer con el tiempo por sí sola, pero lo habitual es que se mantenga, cambie (por ejemplo manifestándose en otro área del cuerpo) o incluso se agrave.

Si crees que tienes este problema, es importante que no lo dejes pasar y acudas a tu médico para que te diagnostique. Él te indicará cuáles son los tratamientos más adecuados para ti.

Artículo redactado por

Carolina Sáez
Carolina Sáez

Redactora con 10 años experiencia especializada en cirugía y medicina estética.

Información importante sobre este artículo

Aunque la información de este articulo pueda ser correcta o fiable y su contenido estar bien documentado, es posible que lo que se describa no corresponda con una situación de salud específica y no puede en ningún caso sustituir el consejo de un médico u otro profesional de la salud. Más información

Solicita una valoración Gratuita

Resumen de política de Privacidad por la cual acepto y autorizo a que mis datos sean tratados por Clínica Ibiza S.L, con las finalidades detalladas en la Política de Privacidad para remitirme, por cualquier medio, incluidos los electrónicos (mensajería directa, correo electrónico o telefónicamente), boletines (newsletter) informando acerca de productos o servicios de Clínica Ibiza así comunicaciones de cortesía.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Ir arriba