Beber alcohol después de injerto capilar: ¿se puede?

Debido a los efectos negativos que tiene sobre el organismo, se recomienda no beber alcohol después del injerto capilar y limitar al 100% su consumo los días antes de la intervención quirúrgica.

En primer lugar, afecta a la coagulación sanguínea. Por lo tanto puede poner en riesgo la salud del paciente y el éxito de la operación. Además, está contraindicado con los antibióticos que se prescriben para el posoperatorio.

En este artículo, te contamos los principales riesgos de tomar alcohol después del injerto capilar. También te explicamos las pautas generales a seguir en cuanto a su consumo y cuántos días deberás esperar para tomarlo.

beber alcohol injerto capilar

Beber alcohol después del injerto capilar está contraindicado

Como sucede en otras cirugías, beber alcohol después de un injerto capilar está contraindicado por las complicaciones que puede conllevar.

En la clínica nos darán indicaciones específicas sobre el consumo de bebidas alcohólicas antes y después de la intervención y el resto de cuidados postoperatorios. Cumplirlas será esencial para garantizar una recuperación rápida y unos buenos resultados.

A continuación te contamos cuáles son las pautas generales en cuanto al consumo de alcohol. Pero antes, veamos cuáles son las razones por las que no debemos tomarlo después del implante capilar.

¿Por qué no hay que beber alcohol después de un injerto capilar?

Tenemos tan normalizado el consumo de alcohol que a priori no nos parece peligroso, pero en verdad es dañino para nuestro organismo. 

Las bebidas alcohólicas, aparte de muchos otros, producen los siguientes efectos nocivos en los pacientes que se van a someter o se han sometido a un trasplante capilar:

  1. Alteran la función de las plaquetas y afectan al proceso de coagulación de la sangre. Esto puede tener un impacto sobre el transcurso normal de la cirugía y causar complicaciones si se presenta algún sangrado. 
  2. Provocan deshidratación, perjudicando el  funcionamiento del cuero cabelludo y la salud capilar. Por lo tanto, ponen en riesgo la supervivencia de los injertos y pueden provocar que el trasplante capilar no tenga ningún éxito. 

Además, el alcohol está contraindicado con ciertos medicamentos que debe tomar el paciente después de la intervención, como los antibióticos, que evitan infecciones en las zonas injertadas y donantes.

Por eso es importantísimo abstenerse de tomar bebidas alcohólicas unos días antes y después de la operación.

A continuación vemos en detalle estos y otros riesgos del alcohol en el trasplante de capilar.

Riesgos del alcohol en el trasplante de pelo

El alcohol aumenta el sangrado

El etanol tiene efectos sobre la presión sanguínea y el nivel de dilución de la sangre, elevando el riesgo de sangrado después de la operación y alargando el tiempo de recuperación.

El alcohol eleva el riesgo de problemas de salud

El consumo de bebidas alcohólicas aumenta el riesgo de tener problemas de salud de tipo respiratorio, cardíaco o vascular y complicaciones intraoperatorias, como hemorragias.

El alcohol deshidrata la piel

El etanol aumenta la actividad de la renina, la hormona que controla la cantidad de orina que generamos. Esto lleva a eliminar más agua de lo normal, lo que provoca deshidratación en el organismo y una piel más seca, afectando al cuero cabelludo en las zonas donante y receptora del trasplante. 

El alcohol favorece la inflamación

El alcohol favorece la hinchazón a nivel del cuero cabelludo de dos formas:

  • Por la dilatación de las venas. 
  • Por la deshidratación que produce en la piel, que provoca la retención del agua que aún quede en ella. 

Esto puede poner en peligro a los folículos implantados, reducir el ritmo de cicatrización y retrasar el crecimiento de cabello nuevo.

El alcohol hace a la persona más vulnerable al dolor

El etanol reduce la duración y la intensidad del efecto calmante de los medicamentos analgésicos. Además, interfiere con otros fármacos, pudiendo producir efectos adversos como: pérdida de la coordinación, desmayos, somnolencia, dolores de cabeza, naúseas y vómitos y las náuseas.

¿Cuándo se puede volver a beber alcohol después de un injerto capilar?

Como regla general, se deben esperar al menos 2 semanas para tomar bebidas alcohólicas después del injerto capilar. En cualquier caso, el paciente deberá abstenerse durante todos los días en que esté tomando los medicamentos que se le hayan prescrito. 

En caso de cualquier duda, se debe consultar con el equipo médico.

¿Tengo que dejar de beber alcohol también antes del implante de cabello?

Sí, debido a los riesgos que produce el alcohol durante la operación y en el postoperatorio, como regla general, se debe restringir completamente el consumo de bebidas alcohólicas por lo menos durante los 7 días anteriores a la intervención de implante de cabello. 

Artículo redactado por

Alicia Del Alamo
Alicia Del Alamo

Enfermera titulada y redactora de contenidos, especializada en temas de Salud y Belleza

Información importante sobre este artículo

Aunque la información de este articulo pueda ser correcta o fiable y su contenido estar bien documentado, es posible que lo que se describa no corresponda con una situación de salud específica y no puede en ningún caso sustituir el consejo de un médico u otro profesional de la salud. Más información

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Ir arriba