Pechos asimétricos o asimetría mamaria: causas y tratamiento

Cuando hablamos de pechos asimétricos nos referimos a diferencias de forma, posición o volumen entre los dos senos de una mujer.

En realidad, la gran mayoría de las féminas tienen una asimetría mamaria leve, es decir, una ligera desigualdad entre un pecho y otro, la cual pasa inadvertida y no supone ningún problema.

Sin embargo, se dan casos en los que las diferencias entre un seno y otro son notables y pueden afectar a la imagen corporal de la mujer así como a su confianza y su autoestima, aparte de acarrear dolores de espalda.

Te explicamos las causas de la asimetría de mamas y cómo se soluciona con cirugía plástica reparadora de mama.

Pechos asimétricos

En qué consiste la asimetría mamaria

La asimetría mamaría es la alteración en la que hay una diferencia considerable en forma, tamaño o situación de una mama respecto a la otra.

Generalmente, aparece durante la etapa de desarrollo de la mujer, cuando empiezan a crecer las mamas. Una se desarrolla más rápidamente que la otra y sus tamaños se van diferenciando entre sí.

Síntomas de las mamas asimétricas

Principalmente, la sintomatología de la asimetría mamaria es de tipo estético, ya sea distinta forma de un pecho respecto a otro, diferente tamaño, desigualdad en el nivel de desarrollo o en el porcentaje de grasa.

Incluso hay casos graves en los que hay una diferencia en la estructura osteomuscular de un lado y otro o en los que las mamas son completamente diferentes entre sí.

Causas de los pechos asimétricos

Veamos los factores principales que dan lugar a la asimetría de mamas.

Alteraciones congénitas

Las malformaciones congénitas se pueden presentar durante la pubertad o bien se pueden detectar en el bebé durante el embarazo o en el periodo de lactancia. Se pueden originar por factores genéticos.

De forma genérica, se clasifican en:

Hiperplásicas: se caracterizan por un desarrollo excesivo del tejido mamario de forma asimétrica. En determinados casos, se resuelven de forma natural durante el desarrollo del paciente sin necesidad de intervención médica.

Hipoplásicas o agenésicas: dan lugar a una falta de desarrollo mamario, es decir, ausencia de pezón, de glándula mamaria o de ambos. Podemos distinguir 4 alteraciones diferentes dentro de este grupo:

  • Microtelia: uno de los pezones es menor de lo habitual.
  • Atelia: ausencia de pezón.
  • Amazia: ausencia de glándula mamaria.
  • Amastia: ausencia de glándula mamaria y pezón.
Asimetría de mamas hipoplásica

Puede ser que aparezca una alteración en la telarquia (el momento de la aparición del botón mamario por primera vez en la mujer) que provoque que el desarrollo de las mamas sea asincrónico y asimétrico. Esto ocurre en algunos tipos de hipertrofias virginales.

Otras afecciones asociadas con frecuencia a la asimetría de pecho son las mamas tuberosas y el síndrome de Poland.

Esta patología, consiste en la falta de simetría torácica por un subdesarrollo o ausencia del músculo pectoral mayor en un lado del cuerpo. La corrección de este problema en mujeres, se realiza a través de diferentes técnicas: implantación de una prótesis, injerto de grasa en la glándula mamaria y transferencia del músculo dorsal ancho.

Traumatismos en la infancia

Se puede producir un traumatismo en un pecho antes del inicio del desarrollo, ya sea por un golpe, una quemadura, una lesión o un accidente.

Si se alteran partes óseas o se provocan cicatrices en la glándula mamaria, el seno afectado no crecerá o, desde luego, no en la misma medida que el otro.

Cambios hormonales

Los cambios hormonales bruscos pueden afectar al desarrollo normal de las mamas y causar un crecimiento descontrolado o fallido de las mismas o que evolucionen de manera distinta una respecto a la otra.

Esto estaría relacionado con una proporción desigual de los receptores estrogénicos y androgénicos del tejido mamario de un pecho y otro, lo que provoca diferencias entre las dos glándulas mamarias.

Aunque hay que decir que esta involución mamaria asimétrica, también se puede deber al paso de los años y el envejecimiento.

Durante el embarazo, las mujeres sufren muchos cambios hormonales que directa o indirectamente van a afectar a su cuerpo en el momento del parto. Algunos de estos efectos, como puede ser la asimetría de las mamas, permanecerán en el cuerpo posteriormente.

Además, los cambios hormonales pueden hacer que uno o ambos senos cambien en otras situaciones de la vida de una mujer, por ejemplo:

  • durante la menopausia o en torno a ella
  • durante la lactancia
  • en ciertos momentos del ciclo menstrual
  • al usar un anticonceptivo hormonal como la píldora

Extirpación de tejido mamario

En las mujeres que han pasado por una cirugía para extirpar un tumor benigno o maligno en el seno, pueden aparecer distintos tipos de asimetría de mamas.

También aparecen cuando uno de los pechos ha recibido radioterapia y el otro no.

Malformaciones de estructuras osteocartiloginosas

Existen algunas anomalías en las estructuras osteocartilaginosas de la zona del pecho que provocan asimetrías en las mamas y pueden alterar su adecuado desarrollo funcional:

  • Pectus excavatum (depresión en la región del esternón)
  • Pectus carinatum (protrusión de la región esternal)

Por otro lado están las deformidades de la columna vertebral (como la escoliosis) o las dismetrías de las extremidades inferiores, que pueden afectar a la armonía entre ambos pechos.

Asimetría pecho

Será necesario corregir esas alteraciones para mejorar el aspecto de los senos.

En el caso de que la anomalía sólo provoque un problema estético, se puede recurrir a la cirugía mamaria para simetrizar el aspecto de los pechos.

Tipos de asimetría de mamas

Se distinguen tres tipos de asimetría mamaria:

  • Anisomastia. Se aprecia una gran diferencia de tamaño y volumen entre los dos senos. Es la más evidente a simple vista.
  • Anisotelia. Existe una diferencia entre el tamaño o forma del conjunto de la areola y el pezón de un pecho y otro.
  • Combinada. Es una combinación de anisomastia y anisotelia en la misma paciente.
Asimetria mamaria tipos

Pechos asimétricos en la adolescencia

El crecimiento de las mamas empieza en la adolescencia. En esta fase, puede aparecer una asimetría de mamas que puede causar en la adolescente problemas de inseguridad y rechazo hacia su cuerpo.

Sin embargo, para proceder al tratamiento de esta alteración, se recomienda esperar a que los senos terminen por completo su fase de desarrollo natural. Esto por término medio es a los 18 años.

Eso sí, dado que en la adolescente pueden aparecer problemas no solo estéticos y físicos sino también a nivel psicológico por la apariencia de los senos, se debe hacer una evaluación por un especialista lo antes posible. De esta manera se pueden evitar trastornos graves.

Asimetría pechos

Asimetría de pecho y cáncer de mama

En general, la presencia de una ligera asimetría de pecho no tiene porqué indicar que exista una patología ni tiene porqué alarmar.

Sin embargo, la detección de una desigualdad significativa entre un tejido mamario y otro en una mamografía, se relaciona con riesgo más alto de padecer un cáncer de mama. Por eso se recomienda realizar una mamografía periódicamente para detectar cualquier anomalía a tiempo.

Así mismo, a todas las mujeres que presentan una asimetría de pechos, se les recomienda realizarse el autoexamen de seno periódicamente por si detectan de forma temprana algún signo de alarma.

¿Cómo se trata la asimetría mamaria?

La solución para la asimetría de pecho es la cirugía plástica, estética y reparadora.

Las técnicas quirúrgicas empleadas varían en función de la problemática y las características de la paciente.

En un gran número de casos, se realiza un aumento de pecho, una reducción o una combinación de ambas.

Otros métodos como las infiltraciones de ácido hialurónico, los injertos de grasa autóloga en el pecho o el plasma rico en plaquetas no sirven por sí mismos para solucionar eficazmente los problemas de asimetría de pecho.

Cirugía de pecho para solucionar la asimetría mamaria

El objetivo de las cirugías para tratar la asimetría mamaria es mejorar la armonía entre ambos pechos.

Es importante tener presente que la simetría al 100% es prácticamente imposible.
De hecho, el 95% de las mujeres (prácticamente la totalidad) presenta algún grado de asimetría en los senos.

Se recomienda esperar a que las mamas se hayan desarrollado completamente antes de someterse a la cirugía de simetrización.

Puede requerirse la intervención quirúrgica de una de las mamas o de las dos.

Dependiendo del caso y de las necesidades de la paciente, estará indicada una cirugía de aumento, una reducción o una mastopexia (elevación mamaria). En ocasiones, es necesario combinar varios de estos procedimientos.

Antes de determinar la/s técnica/s a utilizar, es fundamental que el cirujano plástico realice una valoración precisa de la situación de la paciente y que hable con ella para saber lo que necesita y espera de la intervención.

En términos generales, los mejores resultados a largo plazo en el tratamiento de las mamas asimétricas se obtienen cuando se emplean técnicas similares para las dos mamas.

Si quieres una valoración de nuestro equipo especializado y que te indiquemos la técnica más adecuada en tu caso, llámanos y pide tu cita sin compromiso.

Bibliografía

Artículo redactado por

Alicia del Alamo
Alicia del Alamo

Enfermera titulada y redactora de contenidos, especializada en temas de Salud y Belleza

Información importante sobre este artículo

Aunque la información de este articulo pueda ser correcta o fiable y su contenido estar bien documentado, es posible que lo que se describa no corresponda con una situación de salud específica y no puede en ningún caso sustituir el consejo de un médico u otro profesional de la salud. Más información

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Ir arriba