Cavitación. Elimina la grasa localizada

La cavitación con ultrasonido es una forma de combatir la grasa y la celulitis cada vez más popular alrededor del mundo. Lo más atractivo de esta novedosa fórmula son sus resultados beneficiosos y sin dolor. Para saber si este es el tratamiento que más se adapta a tus necesidades específicas,  exponemos a continuación toda la información importante sobre la cavitación.

¿Qué es la cavitación?

La cavitación es un tratamiento médico no invasivo que utiliza tecnología de ultrasonido para reducir las células de grasa en partes específicas del cuerpo. Es un método muy popular en los centros de estética y está recomendado para las personas que desean eliminar la celulitis o eliminar las grasas que no desaparecen con dietas o ejercicio.

Es la opción preferida para cualquier persona que no quiera someterse a otras alternativas más agresivas como la liposucción, ya que no requiere de agujas ni de cirugía. Además, el tiempo de recuperación es muy corto, lleva menos de una hora y es indoloro. La sesión generalmente se desarrolla como un masaje con una herramienta manual que utiliza 

¿Para qué sirve el tratamiento de cavitación?

El tratamiento de cavitación está especialmente indicado para remover la grasa que se ha endurecido en las zonas de mayor tendencia a la acumulación de grasas.

Los dispositivos empleados para realizar el tratamiento de cavitación tienen la capacidad de llegar a una profundidad de hasta 50 cm2 en la dermis y en la epidermis a través del ultrasonido, localizando y removiendo la grasa entre los tejidos. Las zonas específicas donde se recomienda su uso son el abdomen, los glúteos, los muslos y la cintura, ya que es donde tiende a acumularse el mayor porcentaje de grasa y son zonas en las que comúnmente se genera un aumento de tallas de ropa.

Otras zonas de frecuente aplicación son la espalda, pantorrilla o brazos. Muchas mujeres se someten a este tipo de tratamiento debido a la incomodidad y baja autoestima que les produce el exceso de grasa difícil de remover en las zonas señaladas.

¿Cómo funciona la cavitación?

Durante una sesión de cavitación se usa un dispositivo de ultrasonido (similar al que se usa en los escáneres de embarazo) en el área seleccionada, junto con una crema especialmente diseñada para tal fin. Este dispositivo se dirige a zonas específicas del cuerpo con ondas de sonido de baja frecuencia y, en algunos casos, se realiza una especie de succión por luz.

Esta máquina ultrasónica transmite niveles concentrados de energía ultrasónica calentando y haciendo vibrar la capa de células grasas debajo de la superficie de la piel. Este proceso ataca y destruye las células grasas. Finalmente las células grasas que han sido disueltas se eliminan a través del torrente sanguíneo. Los expertos afirman que el cuerpo procesa estos ácidos grasos a través de su singular planta de eliminación de residuos: el sistema linfático.

Debido a la función vital del sistema linfático en el éxito del tratamiento, es recomendable realizar un masaje linfático previo a la sesión de cavitación. Posteriormente se recomienda llevar una rutina de ejercicios diseñada para reafirmar los tejidos tratados con esta técnica.

Para garantizar óptimos resultados en el tratamiento, un profesional debe evaluar las zonas en las que se desea aplicar el tratamiento para poder ofrecer un tratamiento focalizado en las zonas de acción.

Además en Clínica Ibiza te ofrecemos otros tratamientos similares que atajan los problemas de grasa localizada y celulitis, como pueden ser la liposucción sin cirugía o la combinación entre presoterapia y cavitación, dos tratamientos que combinados multiplican por 10 sus efectos.

¿Cuáles son los beneficios del tratamiento de cavitación?

A diferencia de la liposucción (que puede ser una alternativa desalentadora y extrema para muchos), la cavitación es el tratamiento perfecto para la reducción de la grasa en aquellos que no desean tomar medidas extremas. También es una de las únicas tecnologías disponibles que puede mostrarte resultados tan efectivos como los que se esperan de la liposucción o la cirugía, siempre que se complete la cantidad recomendada de sesiones.

  • Es versátil: La cavitación de la grasa con ultrasonido se puede aplicar sobre prácticamente cualquier área de tu cuerpo donde tengas grasa adicional.
  • No es invasiva: A diferencia de la liposucción, la cavitación de grasa con ultrasonido no requiere ningún procedimiento quirúrgico, por lo que no hay anestesia, sangre ni vendas.
  • Es natural: La terapia de cavitación de la grasa usa ondas ultrasónicas de bajo nivel para descomponer las células grasas. Una vez que las células de grasa se han disuelto, se eliminan mediante los procesos de eliminación naturales de tu propio cuerpo.
  • No provoca molestias: Durante y después del procedimiento no experimentarás ninguna molestia. Como mucho, es posible que sientas una suave sensación de calor cuando la varita de ultrasonido se abre paso a través de la piel.
  • Es segura: El ultrasonido se usa habitualmente para muchos procedimientos médicos de diagnóstico y terapéuticos, por lo que no existe prácticamente ningún riesgo asociado.
  • Es rápida: Cada sesión de terapia de cavitación solo dura de 20 a 60 minutos, por lo que puedes hacer el tratamiento a la hora del almuerzo o después del gimnasio.
  • Es inmediata: Los resultados a menudo son visibles de inmediato. Los resultados óptimos comienzan a notarse en unos tres días. Dependiendo de tu constitución corporal, es posible que necesites de tres a seis tratamientos para lograr los objetivos que te hayas propuesto.
  • Es fácil: Además de aumentar el consumo de agua, comer de manera saludable y mantener un programa de ejercicio moderado, no hay nada más que tengas que hacer para obtener los beneficios de la terapia de cavitación.
  • Es efectiva: Cuando la dieta y el ejercicio fallan, la terapia con cavitación de grasa ofrece una solución que funciona. Puede remodelar su figura, decir adiós a la celulitis y sentirse a gusto en su propio cuerpo.

Cuidados recomendados después del tratamiento de cavitación.

Una vez que el tratamiento de cavitación ha sido aplicado debes mantener unos cuidados básicos para que no tengas riesgos. Te los relatamos a continuación:

  • Beber mucha agua después de cada tratamiento.
  • No hacer ejercicios hasta un día después.
  • Evitar el alcohol, el té, el café y las bebidas carbonatadas durante al menos 24 horas después del tratamiento, cuanto más tiempo los evite, mejores serán los resultados.
  • Seguir una dieta baja en grasas y carbohidratos.
  • Evitar la grasa animal, la mantequilla y el queso.
  • Aumentar el consumo de frutas y verduras.
  • Hacer ejercicio regularmente.

Si ya has tomado la decisión de realizarte una cavitación ultrasónica por ser un tratamiento de tipo no invasivo, indoloro, efectivo, rápido y versátil, recuerda consultar con un profesional para saber cuál es la cantidad de sesiones que mejor te conviene según las necesidades y localización específica de eliminación de grasas.

Artículo redactado por

Carolina Sáez
Carolina Sáez

Redactora con 10 años experiencia especializada en cirugía y medicina estética.

Información importante sobre este artículo

Aunque la información de este articulo pueda ser correcta o fiable y su contenido estar bien documentado, es posible que lo que se describa no corresponda con una situación de salud específica y no puede en ningún caso sustituir el consejo de un médico u otro profesional de la salud. Más información

Solicita una valoración Gratuita

Resumen de política de Privacidad por la cual acepto y autorizo a que mis datos sean tratados por Clínica Ibiza S.L, con las finalidades detalladas en la Política de Privacidad para remitirme, por cualquier medio, incluidos los electrónicos (mensajería directa, correo electrónico o telefónicamente), boletines (newsletter) informando acerca de productos o servicios de Clínica Ibiza así comunicaciones de cortesía.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Ir arriba