Seleccionar página

Bolas de bichat

Las bolas de Bichat son un acúmulo graso localizado en el interior de la mejilla, están ubicadas entre el músculo masetero y el músculo buccinador, a ambos lados de la cara. Estos dos músculos, que permiten los movimientos de masticación, necesitan de una almohadilla grasa de lubricación que son las bolas de Bichat.

Detalles de la operación

  • Tiempo quirúrgico: 3 horas
  • Anestesia: Local + sedación 
  • Hospitalización: No requerida
  • Recuperación: 20 días
  • Resultados definitivos: Inmediatos

*Los detalles de la operación pueden variar en función del paciente.

Todo incluido

verificaciones

*Lo incluido en el tratamiento podrá variar en función de cada presupuesto.

¿Qué es?

Cuando una cara es muy ancha o redonda, puede deberse a acumulación de grasa en las mejillas, en algunos casos estas bolsas de Bichat se desarrollan de manera exagerada dando como resultado un rostro demasiado redondo y abultado. La finalidad de la extracción de las bolsas de Bichat es reducir el ancho de las mejillas, acentuar los pómulos y afinar el rostro.

Esta cirugía puede realizarse mediante dos minúsculas incisiones dentro de la boca, por lo que no hay cicatrices visibles. Se hace una pequeña incisión en el vestíbulo superior del labio, a la altura de los molares. A través de esta incisión se extraen las bolsas de Bichat, suturando más tarde la zona de incisión. Hay casos más específicos en los que se pueden resecar mediante mini-lipoaspiración facial. En caso de lipoaspiración facial se puede hacer mediante unas cánulas muy finas que se introducen por la zona del lóbulo de la oreja o por las comisuras del labio, sin dejar cicatrices visibles. Ambos casos se realizan de manera ambulatoria con anestesia local y excepcionalmente con sedación suave.

Después de la intervención

Después de la intervención puede haber algo de inflamación en las mejillas, hecho que es completamente normal. En algunos casos colocamos un vendaje temporal para controlar la inflamación. Se recomienda quedarse en cama con la cabeza levantada con el fin de disminuir la hinchazón.

No es una cirugía dolorosa y las pequeñas molestias se pueden controlar perfectamente con analgésicos orales. Se recomienda, eso sí, no masticar cosas muy duras o grandes, ni gesticular en exceso los primeros días.